La formación de los dientes

Material teórico de las actividades presentadas a continuación


¿Cómo
se forman los dientes?

He aquí las fases de desarrollo de un diente, desde su formación en el embrión, en torno al día 40 después de que se produzca la concepción. Los futuros dientes de leche del niño se completan en torno al quinto mes de vida intrauterina. Así pues, cuando los bebes nacen tienen ya sus dientes bajo sus encías.



¿Cuándo comienzan a salir los dientes?

No existe un momento fijo para la salida del primer diente. Generalmente el proceso suele iniciarse entre el sexto y séptimo mes, pero es normal tener que esperar, a veces, hasta los catorce meses.
Primero salen los incisivos centrales inferiores, después los superiores, a continuación los incisivos laterales, inferiores y superiores. Los molares más internos (inferiores y superiores) salen entorno a los 14 y 20 meses de edad. Después salen los caninos, inferiores y superiores y los molares externos.
Hasta los 30-36 meses de edad se produce la aparición completa de los 20 dientes temporales. Tras esta etapa, se mantendrán sin recambios hasta los seis años, momento importante en el
que comienza la salida de los dientes permanentes.

¿Cuál es la importancia de la dentición temporal?
Esta sirve para la buena masticación de los alimentos, indispensable para una buena digestión de los niños, y a su vez, es la encargada de guardar el espacio entre los dientes permanentes. Si se extrae antes de tiempo, los permanentes saldrán mal colocados o montados.

¿Cuándo aparecen los dientes permanentes?
Los dientes permanentes reemplazan a los de leche y empiezan a aparecer alrededor de lo seis años con la muela llamada molar de los seis años. Termina entre los dieciocho años con la muela del juicio.

¿Cuántas piezas aparecen en la dentadura permanente?
Aparecen 32 piezas, 16 abajo y 16 arriba.




Actividades para realizar en el aula:


Preguntar al grupo: ¿Cuándo empiezan a salir los dientes?
Explicar el desarrollo de la dentición tomando la información proporcionada por lo niños y ampliando la misma.

Dibujar un niño con su primera erupción dental

Armar la boca:
Actividad que se realiza cada dos personas. Se distribuyen imágenes y se va realizando el plegado en forma conjunta, teniendo el maestro/fonoaudiólogo un modelo en mano que va mostrando a los niños.

1 Colocar el lado impreso hacia abajo.
2 Plegar las cuatro esquinas hacia el centro siguiendo la línea(a).
3 Doblar el papel donde se ve la x.
4 Plegar las cuatro esquinas hacia el centro de la x (b).
5 Doblar el cuadrado por la mitad (c).
6 Deslizar el pulgar y los tres dedos debajo de las solapas del papel (d).
7 Separar los dientes con los dedos y hacer hablar a la boca.



Narrar el cuento del Ratón Pérez

Cuento del Ratoncito Pérez

Pepito Pérez era un pequeño ratoncito de ciudad. Vivía con su familia en un agujerito de la pared de un edificio. El agujero no era muy grande pero era muy cómodo, y allí no les faltaba la comida. Vivían junto a una panadería, por las noches él y su padre iban a coger harina y todo lo que encontraban para comer. Un día Pepito escuchó un gran alboroto en el piso de arriba. Y como ratón curioso que era trepó y trepó por las cañerías hasta llegar a la primera planta. Allí vió un montón de aparatos, sillones, flores, cuadros..., parecía que alguien se iba a instalar allí.

Al día siguiente Pepito volvió a subir a ver qué era todo aquello, y descubrió algo que le gustó muchísimo. En el piso de arriba habían puesto una clínica dental. A partir de entonces todos los días subía a mirar todo lo que hacía el doctor José Mª. Miraba y aprendía, volvía a mirar y apuntaba todo lo que podía en una pequeña libreta de cartón. Después practicaba con su familia lo que sabía. A su madre le limpió muy bien los dientes, a su hermanita le curó un dolor de muelas con un poquito de medicina... Y así fue como el ratoncito Pérez se fue haciendo famoso. Venían ratones de todas partes para que los curara. Ratones de campo con una bolsita llena de comida para él, ratones de ciudad con sombrero y bastón, ratones pequeños, grandes, gordos, flacos... Todos querían que el ratoncito Pérez les arreglara la boca.


Pero entonces empezaron a venir ratones ancianos con un problema más grande. No tenían dientes y querían comer turrón, nueces, almendras, y todo lo que no podían comer desde que eran jóvenes. El ratoncito Pérez pensó y pensó cómo podía ayudar a estos ratones que confiaban en él. Y, como casi siempre que tenía una duda, subió a la clínica dental a mirar. Allí vió cómo el doctor José Mª le ponía unos dientes estupendos a un anciano. Esos dientes no eran de personas, los hacían en una gran fábrica para los dentistas. Pero esos dientes, eran enormes y no le servían a él para nada. Entonces, cuando ya se iba a ir a su casa sin encontrar la solución, apareció en la clínica un niño con su mamá. El niño quería que el doctor le quitara un diente de leche para que le saliera rápido el diente fuerte y grande. El doctor se lo quitó y se lo dió de recuerdo. El ratoncito Pérez encontró la solución: "Iré a la casa de ese niño y le compraré el diente", pensó. Lo siguió por toda la ciudad y cuando por fin llegó a la casa, se encontró con un enorme gato y no pudo entrar. El ratoncito Pérez se esperó a que todos se durmieran y entonces entró a la habitación del niño. El niño se había dormido mirando y mirando su diente, y lo había puesto debajo de su almohada. Al pobre ratoncito Pérez le costó mucho encontrar el diente, pero al fin lo encontró y le dejó al niño un bonito regalo.

A la mañana siguiente el niño vió el regalo y se puso contentísimo y se lo contó a todos sus amigos del colegio. Y a partir de ese día, todos los niños dejan sus dientes de leche debajo de la almohada. Y el ratoncito Pérez los recoge y les deja a cambio un bonito regalo.

  • Narrar la historia nuevamente en forma conjunta.
  • Relacionar el cuento con experiencias propias que los niños hayan tenido.
  • ¿Qué clases de regalo les ha traído el Ratón Pérez?
  • ¿Les gustaría conocer al Ratón Pérez? ¿Qué les gustaría preguntarle?
  • ¿Tienen reemplazo los dientes nuevos que salen? ¿Por qué los debemos cuidar?



1 comentario:

Naturalmente dijo...

Los ingredientes herbarios en los remedios naturales promueven la armonía y el balance durante el proceso de la dentición, calman las encias y tratan los trastornos comunes asociados a la dentición.