Conocemos nuestra boca

Se presenta material teórico que sustenta las actividades que se plantearán a continuación.

Anatomía


La boca es un órgano de vital importancia para la salud general de las personas, debido a que las enfermedades bucodentales pueden originar importantes problemas tanto en su propio medio como en el resto del organismo. Proporcionarle los cuidados y la higiene necesaria resultan, por tanto, fundamentales para la prevención de graves dolencias como la caries, las enfermedades periodontales, que afectan a las encías y a los huesos que sujetan los dientes, el cáncer bucal, o ciertos problemas estomacales.
La boca es la primera parte del sistema digestivo, y en ella se realizan dos funciones esenciales para el proceso de digestión, la masticación y la insalivación de los alimentos. La cavidad bucal intervine, además, en la respiración y la fonación, y en su interior se encuentra, asimismo, el sentido del gusto.

Los dientes, a su vez, también cumplen una misión indispensable en la digestión, cortar y triturar los alimentos antes de que pasen a los demás tramos del aparato digestivo.
Cada pieza dentaria tiene tres partes bien diferenciadas, corona, raíz y cuello, y normalmente comienzan a salir a los seis o siete meses de edad, y su desarrollo concluye aproximadamente a los 34 meses. Cuando el niño cumple seis años, se produce la sustitución de la dentadura caduca, o los "dientes de leche", por la definitiva, proceso que termina entre los 18 y los 28 años.
Un adulto tiene 32 dientes y muelas permanentes: 16 en el maxilar superior y 16 en la mandíbula, cuatro incisivos, dos caninos, cuatro premolares y seis molares.
La única parte visible de los dientes y muelas, las que sobresale de la encía, se llama corona. El resto es la raíz y permanece oculta por la encía, en el interior del hueso.
El mantenimiento de los dientes naturales permite masticar con mayor comodidad y disfrutar de una mejor digestión. Esta es una de las razones que justifican el cuidado de la boca. Pero no es la única, ya que una cavidad bucal sana implica también una sonrisa saludable y la posibilidad de hablar con más soltura.



Actividades para realizar en el aula:


Preguntar a todo el grupo de alumnos, las siguientes cuestiones:
  • ¿Qué es la boca?
  • ¿Cómo está formada la boca?
  • ¿Para qué sirven la boca y las partes que la forman?
Mostrar una imagen de una boca e intagrar la información proporcionada por el grupo y los aspectos teóricos nuevos.


Colocar los nombres al esquema:
Actvidad que se realiza en forma grupal, con una lámina y carteles hechos en grande, previa lectura conjunta de cada uno de los mismos
y revisión de vocabulario.

Labio superior - Labio Inferior – Dientes - Lengua – Garganta - Úvula



Colorear la imagen:
Dar a cada niño los siguientes gráficos para luego pintar según los colores que se ven en la imagen anterior cada una de las partes

· Labios de rosa
· Dientes de color blanco
· Encía de color naranja rojizo
· Lengua de color roja













3) Adivinanzas:

Lectura a todo el grupo, teniendo en frente el esquema de la boca anteriormente presentado y completado en forma conjunta.

Treinta y dos sillitas blancas
en un rojo comedor,
y una vieja parlanchina
que se mueve sin temor.
(La boca)

Un jardín de flores blancas
y un jardinero encarnado;
nunca llueve, nunca nieva
pero siempre está mojado.
(La boca)

Una señora, muy enseñorada
siempre va en coche
y siempre va mojada.
(La lengua)

Muelo sin ser molinero,
soy muy buen compañero,
ajo alguno me ha llamado,
más ese nombre no quiero.
(El diente) .

1 comentario:

Ana Gonzalez De Prada dijo...

Un amigo mío tiene una clinica dental y cada vez me comenta más estas cosas, no me cuido demasiado la boca pero es algo que voy a hacer a partir de ahora